¿Por qué nos vemos distorsionadas o más gordas en los espejos de los probadores?

¿Por qué nos vemos distorsionadas o más gordas en los espejos de los probadores?

A veces nos favorecen, otras menos…la realidad es que no están «trucados» y se trata de fallos de colocación.
¿Por qué vemos nuestro cuerpo diferente en los espejos de los probadores?

La guerra en las tiendas de ropa no es solo con las tallas, ya sea porque no tienen la que se ajusta a nuestra silueta o porque ese vestido que le queda «pintado» al maniquí luego no favorece tanto… la realidad es que también se libra otra batalla con los espejos de los probadores.

¿La razón? Muy sencilla. Muchas mujeres aseguran verse muy diferentes en los espejos de los probadores en comparación con los de casa.

Resulta inevitable pensar que hay una suerte de «truco» por el que las tiendas intentan engañarnos, hacernos ver más delgados y convencernos así (porque posiblemente sea la razón más de peso a la hora de llevarnos algo a casa).

El «pero» en este caso es que ni todos los espejos adelgazan ni todas las mujeres se ven más delgadas (sino todo lo contrario) cada vez que salen de compras.

Espejos «doblados»

«Influye mucho la colocación, si por algún motivo se pone un clavo con más presión en una parte que en otra puede que el espejo termine curvándose un poco»

«A veces, también influye el largo del espejo o su peso, condiciones que lleven a que doblen un poco». Al doblarse, la imagen sí se modifica. Es decir, «si el espejo se dobla puede que te veas más bien gorda y no delgada».

¿Qué tal? ahora que vayas de compras, llévate la prenda. Ya en tu casa, tu espejo no te mentirá.

Leave A Reply